Bibliografía para logopedas

  • casos clínicos en logopedia
  • evaluación e intervención logopédica en las deficiencias auditivas
  • logopedia creativa en personas con sindrome de Down
  • manual de logopedia. Un enfoque práctico
  • retrasos en la adquisicion y desarrollo del lenguaje: estudio de casos

14 ene. 2010

LA INFORMÁTICA EN EL DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD

1. Justificación.
En este trabajo se resalta la importancia de las Nuevas Tecnologías en el tratamiento del niño con DAH, para continuar llevando a cabo un análisis selectivo y crítico del software educativo, con el fin de indicar el más aconsejado para este tipo de niños Concluimos con el establecimiento de una serie de prerrequisitos que deberán reunir los programas educativos que tratemos de aplicar con estos alumnos.

2. Qué características presenta el niño con TDAH.

Safer y Allen (1987) marcan las características de los niños con TDAH:
Características

Manifestación
Hiperactividad Actividad excesiva en aquellas situaciones que requieren inhibición motora.
No suelen permanecer sentados durante mucho tiempo.
Falta de Atención Incapaces de mantener la atención
Dificultad en el Aprendizaje. Presentan retraso con respecto a sus compañeros de aula: empiezan a leer más tarde, los errores en la escritura se mantienen durante más tiempo, sus trabajos en clase son de baja calidad o sin terminar.
Problemas de Conducta Durante el período escolar, se vuelven molestos, ruidosos, intranquilos, perturbadores, no aceptan las correcciones, ni instrucciones autoritarias, hablan mucho.
Falta de Madurez Operan situaciones reales y escolares a un nivel inferior al de sus compañeros de la misma edad.
Otras Características Asociadas.
Impulsividad Desafiantes, destructivos, hacen y dicen las cosas sin pensarlas.
Dificultades con los compañeros. Escasas relaciones sociales Son molestos e impopulares.
No son colaboradores.
Participan o incitan a numerosas peleas, no siguen las reglas de los juegos sociales o aceptados.
Mala estimación de sí mismos Desisten ante el primer error o dificultad.
No realizan el feedback, ni disponen de pensamientos autoevaluatorios.
Abandonan la tarea.
Pobre autoestima.

3. Métodos y Teorías de Intervención
Teoría Farmacológica y Teoría del Entrenamiento Muscular:
Al no tener correspondencia con la informática educativa, no nos detendremos en ninguna de ellas.
Teoría Conductual:
Esta teoría parte de la idea por la cual las conductas hiperactivas estarán o deberán estar moldeadas por medio de contingencias ambientales, por tanto una modificación directa sobre los comportamientos ocasionarán un cambio en el niño.
La referimos, puesto que muchos de los programas informáticos existentes parten de la base de la teoría del aprendizaje de Skinner, limitando al alumno a la ejecución de una respuesta delimitada y controlada por el propio programa. Son actividades reiterativas y muy estructuradas. Según esto, este tipo de programas podrían ser utilizados por el profesorado que ponga en práctica estas técnicas metodológicas de ensayo-error.
Es la principal técnica psicopedagógica de intervención ante niños con TDAH dentro del sistema escolar, debido a su facilidad para instaurarse y adaptarse a múltiples contextos.
Esta realidad nos va a posibilitar contar con la informática como un elemento que desarrolle la conducta reforzante .
Teoría Cognitivo-Conductual:
Ofrecen al niño la necesidad de controlar por sí mismo su propio comportamiento por medio de la combinación de las estrategias cognitivas y las técnicas conductuales. Se le ofrece el modelo de ejecución de una actividad, secuenciándosela en pasos, por medio de autoinstrucciones guiadas, que se irían reduciendo a medida el alumno va adquiriendo la conducta.
La referimos con el fin de indicar aquellos programas informáticos que disponen de un seguimiento verbal de cada una de sus actividades, con lo que afianzamos en el niño la autoevaluación reforzada.

4. El ordenador una corriente de intervención o un recurso.
Deberemos indicar que tres son las formas de intervención educativa en sujetos con DAH.
Hacemos uso de programas informáticos con el fin de evaluar los sujetos que presentan DAH. Test Interactivos para determinar los niños con DAH.
En este apartado conviene destacar la labor desarrollada por los profesores Mateu Servera y Jordi Llabrés de la Unidad de Hiperactividad de la Universidad de las Islas Baleares, quienes han adaptado la entrevista de R. Barkley (1998) al catalán y recientemente al castellano. Estos autores han elaborado el Protocolo IMAT.
Cómo un reforzador secundario.
En este sentido el uso que se hace del ordenador es eminentemente una actividad discente, claro está que la regulación que se hace de la utilización del ordenador no está sujeta ni a objetivos ni a los NCC, ni propugna el desarrollo de las áreas de aprendizaje, ni tiene en cuenta las limitaciones que ofrece el sujeto con DAH para aprender. Sólo se interesa, en exclusiva, por el control de su conducta.
Los principios que regulan la utilización del ordenador persiguen la reducción de la impulsividad del sujeto con el uso de reforzadores secundarios, basados en un alto grado en los criterios de tiempo extra y economía de fichas.
Esta teoría está sostenida por los estudios de Fraser, Belzner y Conte (1992) quienes llevaron a cabo la incorporación del ordenador como un reforzador (asistir un tiempo extra de 5 minutos al aula de informática) con el fin de reducir la hiperactividad en el aula, al tiempo que conseguir el aumento de la atención, por las tareas de clase.
Cómo un reforzador del aprendizaje y de la atención del DAH.
Es el procedimiento que nos parece más efectivo para el control del DAH, puesto que no sólo persigue el control de su conducta, sino la propia mejora de su aprendizaje. Va en línea de la metodología cognitivo-conductual, sin embargo, y aunque seamos redundantes, los estudios llevados a cabo en esta última línea de trabajo son muy escasos, como ya veníamos manifestando a lo largo de todo el documento.
Destacaremos importantes estudios, como los llevados a cabo por Ford, Poe y Cox (1993), quienes aplicaron varios paquetes de software ante 21 niños con TDA-H. Se produjo un avance en su aprendizaje y un aumento en la atención.

5. Qué características ha de tener el software para mejorar el aprendizaje de sujetos con DAH.
A la hora de seleccionar los programas informáticos más adecuados a la corriente cognitivo-conductual, tendremos en cuenta dos principios de actuación:
Relacionados con el Desarrollo Metodológico:
Bajo este principio contemplamos las diversas técnicas y estrategias llevadas a cabo por el profesor tutor y que por sus características consideramos que darán solución a las dificultades que presentan este tipo de niños:
1) Refuerzo Social: Queremos decir que la respuesta informática para controlar la conducta del niño ha de venir respaldada, no como respuesta al individuo, sino a sus compañeros, puesto que el apoyo que de estos recibirá posteriormente será más duradero y además les posibilitará una mayor comprensión de la conducta del niño con DAH.
2) Responsabilidad: Otorgar funciones y responsabilidades al alumno durante el desarrollo de la sesión de informática le confiere mejora en su autoestima y la integración social. Podemos realizar un cuadrante (economía de fichas) en donde indiquemos las responsabilidades y funciones: encargado de la lleva del aula de informática, encargado de encender y apagar los ordenadores, encargado de elegir el programa informático con el que se trabajará o el juego con el que finalizamos los últimos minutos cada sesión.
3) Pasos Secuenciales: Será tarea del tutor establecer cuales van a ser los pasos secuenciales que vamos a llevar a cabo con el alumno a la hora de poner en práctica esta experiencia. Estos pasos secuenciales deberán de tener en consideración la realización de actividades tanto antes como después de la utlización del aula de informática. Deberá igualmente, como dice Tortosa (2000) plantear los programas previos al desarrollo del aprendizaje.
4) Economía de fichas: Si combinamos la presencia de la informática como un refuerzo secundario que se ofrece para el control de la conducta con el sistema de economía de fichas, conseguiremos excelentes resultados y logros en el alumno.
5) Colaboración con los compañeros: El apoyo que el alumno reciba de sus compañeros – bien ayudándole a conseguir más minutos de asistencia al aula o proporcionándole mayor nº de puntos – repercutirá más eficazmente en la mejora de su conducta.

6) Coordinación de padres y escuela: La hiperactividad se manifiesta en todos los momentos y lugares, por eso sería ilógico pensar en llevar a cabo un programa de control de la hiperactividad por medios informáticos en el centro escolar, sin contar con la situación familiar. Lo importante es generalizar el aprendizaje en todos los momentos del día. Por tanto, iniciar este, como cualquier otro proyecto, deberá ser notificado a los padres y solicitar su actuación conjunta, al tiempo que animarles a continuar la línea de actuación seguida en el aula.
Relacionados con las Características del DAH:
Las características que rigen para la confección de actividades para los niños DAH, rigen también para la selección de los programas informáticos.
1) Motivador: El uso de este recurso –el ordenador—es en sí mismo un elemento favorecedor de la motivación. Si bien para que un programa informático sea motivador deberemos de tener en cuenta algunas de las leyes que configuran el aprendizaje (Alonso y Gallego, 2000).

Son interesantes los programas de control del ratón, de coordinación oculo-manual y de realización de puzzles sencillos, por ejemplo 101 Actividades de Lascaux, Dibuja de J. Arévalo o Colorea con el Cuervo Nicolás (imagen), en donde se aconseja precisión en el desplazamiento del ratón por la pantalla, rellenar espacios con un color, sin requerir excesiva agudeza visual ni precisión absoluta, al tiempo que la riqueza de color y los objetos infantiles ayudan a conseguir centrar la atención del niño.
2) Actividades Lúdicas: La tarea la debemos afrontar como un juego para evitar caer en la monotonía. Seleccionaremos programas que junto a las tareas instrumentales le ofrezcan otro tipo de actividades lúdicas. En otros casos, por propia experiencia, aconsejamos dedicar los últimos cinco a diez minutos de la clase con otros programas de aspecto más lúdico: dibujar, laberintos, etc.
3) Sin excesivas Animaciones: El exceso de animaciones cada vez que se inicia una actividad, a parte e enlentecer el buffer del ordenador, dispersa la atención del niño con lo que distrae de la actividad principal a realizar, esto no quiere decir que no se haga preciso la aparición de animaciones, como por ejemplo al cargar el programa, después de realizar la actividad correctamente (refuerzo auditivo-visual).
4) No frustración al error: Por tratarse de personas de baja autoestima, que abandonan la tarea a la primera muestra de fracaso y remisos a la reiniciación de la actividad, debemos concebir la utilización de programas informáticos que establezcan los logros más que los errores. Existen, por tanto, una serie de programas informáticos que animan al alumno cuando este se ha equivocado en su respuesta, no ofreciendo un sonido (refuerzo auditivo aversivo), sino más bien una frase similar a “vuélvelo a intentar”. Situación similar hemos observado en los nuevos programas de la Serie Lalo de Edicinco (imagen), en el módulo del profesor podemos seleccionar el nº de respuestas erróneas que vamos a permitir al alumno antes de mostrar la respuesta correcta.
5) Grado de Dificultad asequible a su aprendizaje: Los programas informáticos que utilizaremos deben de responder a los NCC de nuestros alumnos, presenten o no DAH. Un programa cuyos contenidos sean inalcanzables para el niño le llevarán al error continuado y por tanto al abandono y desinterés por la tarea. Un programa inferior a su nivel de aprendizaje, creará ánimo en los primeros momentos, pero acabará en aburrimiento por ser excesivamente sencillos los ejercicios. El profesor deberá tener un nivel de conocimiento no sólo del hardware, sino del software.
6) Agenda de Deberes: Autores como Safer y Allen o Vallés Arándiga exponen la conveniencia de confeccionar con el alumno una agenta de deberes, con el fin de conocer los ejercicios que deberá hacer, los que tiene pendientes y los que está realizando. Algunos programas informáticos disponen de una pantalla inicial o mapa gráfico, en la que ofrecen al alumno una visión general de las actividades que está realizando, sería una especie de mapa general del trabajo a realizar.
7) Actividades que favorezca la tranquilidad: Si uno de los principales problemas de los niños hiperactivos es el movimiento corporal incontrolado, deberemos de procurar buscarle programas que no le inciten al movimiento incontrolado, que no despierten su actividad motora. En este sentido eliminaríamos:
-- Juegos o actividades de acción – reforzadores--. A modo de ejemplo no utilizaremos aquellos programas en los que antes o después de realizar un ejercicio se ofrezca al alumno un juego de acción.
-- Programas que presenten una música de fondo alta o con refuerzos auditivos estridentes. Acompañan a las imágenes sonidos agudos.
-- Programas en los que el personaje principal manifiesta acciones y movimientos incontrolados que incitan a la imitación.
Por tanto, buscaremos programas:
-- Que estimulen la audición de historias y la narración de cuentos, en un ambiente agradable y relajado.
-- Que permitan la realización de actividades tranquilizadoras de construcciones, laberintos o puzzles, coloreado de láminas, realización de trazados...etc.
-- Que ofrezcan el desarrollo de la percepción visual: reconocimiento de objetos ocultos o escondidos en una lámina, configurar figuras simétricas, identificar figuras iguales.
-- Ofrecen situaciones de razonamiento lógico adecuado a su edad: memorys, seriaciones, operaciones y resolución de problemas.
8) Verbalizaciones Guiadas: Siguiendo la corriente cognitivo-conductual, consideramos necesario enseñar al niño a llevar a cabo autoinstrucciones referidas a la actividad que está realizando. Estas verbalizaciones o instrucciones sobre la actividad que realiza en un primer momento las habrá llevado a cabo el tutor en su aula, y posteriormente en la sala de informática, haremos uso de programas informáticos en los que se ofrezca al alumn@ en cada pantalla de forma verbal la actividad que debe realizar, cómo la ha de hacer, qué pasos debe efectuar...etc.
9) Autoevaluación Reforzada: La evaluación llevada a cabo por el ordenador no sólo va a servir para el docente, en el sentido que va a dar conocimiento del grado de cumplimiento de los objetivos programados, así como de la necesidad de modificar (ampliando o reduciendo) el nivel de adquisición de los contenidos trabajados, según cada caso. Base fundamental para una posterior revisión de la programación. Sino que va a servir también al alumno, pues le ofrece un perfecto feedback de sus progresos. Con ello el alumno se refuerza su deseo de aprender y comprueba el grado de consecución del área.

6. Relación de software para aplicar al niñ@ con DAH.
En las áreas de Intervención, destacaremos las siguientes áreas y niveles:
Percepción y Atención. Agruparemos aquí los primeros programas que vamos a llevar a cabo y a aplicar, con el fin de posibilitar el desarrollo de la atención, el control del ratón, la orientación espacial, etc.
Infantil. Bajo este epígrafe indicaremos programas encaminados a la adquisición de los prerrequisitos de las áreas instrumentales como la realización de los primeros números, conceptos básicos, prelectura y preescritura.
Lectura y Escritura. Establecemos programas que estimularán el aprendizaje escolar de la lectura y la escritura, siguiendo los criterios establecidos anteriormente.
Cálculo y Matemáticas. Referimos programas dedicados a la adquisición de contenidos referidos a esta área instrumental.
Otras áreas curriculares. Naturalmente no todo el proceso enseñanza-aprendizaje lo centraremos en la adquisición de la lecto-escritura y el cálculo, sino que debemos de contemplar otra serie de áreas pertenecientes al currículum y que por sus especiales características podemos hacer uso para la intervención con niños con DAH, en este sentido, citaremos programas dedicados al aprendizaje del inglés, de las ciencias naturales...etc.
Otros programas de aplicación no curriculares. Creo adecuado plantearse otra serie de actividades y programas que sin perseguir los niveles de competencia curricular de su edad, puedan desarrollar en el niño los criterios referidos a las características del DAH. En este sentido, conviene hablar de programas como los Talleres Escritura, en donde se le ofrece la posibilidad de efectuar pequeños talleres y materiales de impresión (confección de tarjetas de visita, cartas, invitaciones) o los talleres de libros (el niño elaborará cuentos y actividades animadas). Vallés Arándiga, establece además la conveniencia de trabajar la mecanografía como actividad gratificante para el alumno hiperactivo, al tiempo que actividad tranquilizadora.

7. Conclusiones.
Consideramos la aplicación de la informática en los casos de DAH como de práctica poco común, pero que los escasos estudios que se han realizado y por aquellos otros que se están llevando a cabo, aconsejan su introducción debido a los excelentes resultados, tanto en el terreno de la modificación de la conducta como del desarrollo del aprendizaje. Al tiempo considero que una herramienta que cada día más está introduciéndose en el centro y en el aula, deberemos de hacer uso de ella e introducirla en las líneas metodológicas del docente. Al tiempo indicaremos que las posibilidades que nos va a proporcionar el ordenador en la intervención con este tipo de niños son muy interesantes y amplias, como hemos podido ver.
El ordenador va a darnos respuestas y a reforzar nuestras estrategias para con la educación de estos alumnos, tanto en el colegio como en casa. De todas formas no olvidemos que la implantación de las NNTT en el Aula, llevan tan sólo menos de una década dando sus frutos, y no han sido desarrollados con la misma intensidad ante todo tipo de discapacidades
Fdo. Gaspar González Rus y Rafael D. Oliver Franco